vacios

¿Fue anormalmente baja la participación en esta segunda vuelta?

Quienes recordamos los anteriores procesos electorales sabemos que la segunda vuelta electoral siempre se desenvuelve con una tasa de participación menor que la primera vuelta.  Algunos (yo incluido) esperábamos una tasa de abstencionismo históricamente alta en esta segunda vuelta electoral.  En mi caso dicha conjetura tenía como punto de partida la percepción que buena parte de la población no sentía encontrar una respuesta a sus demandas electorales a raíz de lo que se vivió en las protestas que iniciaron en abril pasado.

Quizá es verdad.  Todo ocurrió tan de prisa que la oferta electoral no se acopló a muchas exigencias de buena parte de la población urbana.  Por otra parte, es cierto que la misma población urbana consideró una victoria el hecho de que Manuel Baldizón no pasara a segunda vuelta y eso explica el abstencionismo de algunos en ésta.  Asimismo, mucha gente no acude a las urnas en segunda vuelta, sobre todo en la provincia, pues le presta más importancia a la elección de su alcalde.  Los alcaldes, a su vez, dejan de prestar la maquinaria electoral una vez electos y eso influye en que la presencia en segunda vuelta sea menor.

Ahora veamos, ¿es anormalmente baja la tasa de participación en esta segunda vuelta?

abstencionismo

Como podrá constatar, las segundas vueltas siempre cuentan con un porcentaje de abstencionismo mayor.  También puede comprobar que las únicas segundas vueltas que tuvieron menor porcentaje de abstencionismo fueron aquellas del 85 donde resultó electo Vinicio Cerezo y las pasadas que ganó Otto Pérez Molina.

Ahora veamos, ¿Fue Jimmy Morales electo por un porcentaje menor de la población total comparado con otros presidentes? El siguiente gráfico muestra: a) En azul el porcentaje de votos que obtuvo el ganador como porcentaje de la población total del país; b) el porcentaje de ciudadanos empadronados como porcentaje del total de la población.

electos

En este sentido veremos que los presidentes elegidos con mayor cantidad de votos a favor como porcentaje de la población total del país son: Vinicio Cerezo con 14.2%, Otto Pérez con 15.6% y Jimmy Morales con 17%.  Destaca Álvaro Arzú como el presidente elegido con menor porcentaje de votos a favor sobre el total de la población: 6.7%.

Las cifras son interesantes. Esto no tiene la intención de ser un documento académico sino una simple exploración a los datos más generales del proceso electoral.  Yo extraigo dos conclusiones:

  1. No ha sido una elección tan atípica en términos de afluencia y tendencias. La tasa de participación está dentro de la línea de tendencia y la diferencia entre el ganador y el segundo más votado también está dentro de lo normal.
  2. No necesariamente contar con una amplia mayoría de votos a favor te hace más legítimo o ilegítimo. El presidente Otto Pérez fue elegido con buenas cifras y no acabó su periodo de gobierno. Arzú entró con poco apoyo y tuvo un gobierno estable.

Espero que este artículo sea de su interés y que pueda compartir sus propias conclusiones con nosotros.

 

Alfonso POR Ti LLO no votaré

portillo

Muchos celebran el bloqueo de la candidatura de Alfonso Portillo, pero se equivocan.  El bloqueo de la candidatura de Portillo, y de cualquier otra candidatura, a través de la caprichosa y manipulada interpretación del artículo 113 de la Constitución es incorrecta. Lejos de ser un avance en la lucha contra la corrupción es una aberración que pone en tremendo peligro los derechos de los ciudadanos.  El artículo en cuestión establece:

“Derecho a optar a empleos o cargos públicos. Los guatemaltecos tienen derecho a optar a empleos o cargos públicos y para su otorgamiento no se atenderá más que razones fundadas en méritos de capacidad, idoneidad y honradez.”

La interpretación y aplicación artera de este artículo se basa en una palabra: honradez.  Este es un problema que se ha repetido en otros temas políticos como por ejemplo el de las comisiones de postulación y la definición de honorable.  Pero el origen del problema del 113 está en que la ley no define que es honradez y pareciera que la interpretación puede ser antojadiza.  Aquí les dejo 3 razones no hay que celebrar el bloqueo de la candidatura de Portillo ni de ningún otro candidato por el 113:

  1. ¿Quién define que es ser honrado? ¿Calculaste mal y diste un cheque sin fondos? NO SOS HONRADO; ¿Te atrasaste con el pago de la tarjeta? NO SOS HONRADO; ¿Te demando laboralmente un ex trabajador? NO SOS HONRADO.  Como la ley no define que es ser honrado la interpretación puede ser tan amplia como se quiera y cualquiera puede ser acusado de no ser honrado.
  2. Esta interpretación establece un antecedente peligroso ya que el día de mañana si usted llegara a ser candidato, el funcionario de turno podría inventarle cualquier cosa para acusarlo de falta de honradez y bloquear su candidatura. Y aun cuando no fuera candidato, su representatividad dentro del sistema político podría ser limitada porque el candidato o agrupación política de su preferencia podría ser víctima de la aplicación arbitraria de este artículo.  Imagine usted que el partido político que usted más desprecia gane y al llegar al poder encuentre esta peligrosa interpretación y empiece utilizarla para atacar al candidato que usted prefiere. ¡Qué miedo!, ¿verdad?
  3. Muchos han dicho que en el caso de Portillo es lógico argumentar que: “es como cuando uno pide un trabajo y le piden antecedentes penales”. A esto responderia que sí, es cierto, tener antecedentes penales puede ser una razón de peso para decidir si dan el trabajo o no, pero aun con antecedentes penales no se le puede prohibir a nadie pedir el trabajo.  Bloquear la candidatura de Portillo resulta antidemocrático, ya que con antecedentes penales o no, es la población, a través de su voto, quien decide si lo contrata o no. Anotando además que hay una diferencia fundamental entre un cargo de elección popular y un empleo público. vease

En resumen podemos concluir que esta interpretación del 113: a) es tramposa y supone un gravísimo peligro a nuestros derechos políticos.  b) Esta precalificación es antidemocrática ya que es a través del voto que la mayoría debe decidir si le da el puesto o no. c) es claramente una interpretación inconstitucional.

Aclaro, yo no votare por Portillo y le recomiendo a quien lea este artículo que no lo haga, para mi basta con ver la cara de pícaro que tiene en la foto.

En Guatemala, llevar su bebé al cine no solo es grosero, también es ilegal.

 

baby-jail-250x2501Todos lo que asisten a espectáculos públicos pueden dar testimonio de cuan molesto es un niño llorando durante la función.  Sorprendentemente es bastante común ver carruajes y pañaleras bloqueando accesos y algún padre caminando en círculos dentro de la oscuridad tratando de reconfortar al bebe mientras este llora desconsoladamente.   Realmente creo que es bastante grosero y  egoísta llevar un bebe al cine, no solo es un abuso para con las demás personas que pagaron por la función sino que además es bastante claro que la oscuridad y el sonido tan alto resulta incómodo para el niño.  Pero más sorprendente que la imprudencia de estos padres es el hecho de que es ilegal y conforme a la ley podrían ser arrestados.  El decreto 574  establece en su artículo 61 que:

“Queda prohibida la asistencia de niños menores de cinco años a cualquier espectáculo; los menores de ocho años solamente podrán asistir a funciones diurnas adecuadas para ellos, acompañados de persona responsable. Un agente de la Policía Nacional estará presente durante las funciones en cada una de las salas de proyección cinematográfica y a más de velar por el buen orden, impedirá el acceso a los menores a que se refiere el presente artículo. Quienes lo transgredieren serán consignados a la autoridad por faltas a la misma…”.

Sean cuidadosos, la próxima vez que vayan al cine con la familia asegúrese de que:

  1. Su hijo sea mayor de 5 años
  2. Si su hijo es mayor de 5 pero menor de 8, que no sea de noche.

Acate la ley  porque en caso de transgredir al policía, “que debe estar presente en cada una de las salas”, debe consignarlo a usted a la autoridad, lo que significa que usted  podrá disfrutar de un paseo en patrulla al juzgado de turno más próximo.

Aq el vínculo a la ley colgada en el sitio del Ministerio de Cultura y Deporte

Logo_PS

Buenas intenciones, medios incorrectos: el artículo 113 de la Constitución

image

Fue noticia que el Registro de Ciudadanos rechazó la inscripción de la candidatura de Alfonso Portillo por no llenar los requisitos que establece el artículo 113 de la Constitución. Concretamente se dijo que no llena el requisito de honradez porque fue condenado en Estados Unidos por conspiración al lavado de dinero. El artículo 113 artículo dice:

“Los guatemaltecos tienen derecho a optar a empleos o cargos públicos y para su otorgamiento no se atenderá más que a razones fundadas en méritos de capacidad, idoneidad y honradez”.

Muchos (yo incluido) no votaríamos jamás por Alfonso Portillo. Sin embargo, eso no es motivo suficiente para aplaudir esta resolución ya que, en mi concepto, es ilegal, arbitraria y un peligro para la institucionalidad (o lo poco que queda de ella). ¿Por qué? Los motivos son las siguientes:

  1. El artículo 113 de la Constitución está en la sección novena de la Constitución. Esta sección se titula “Trabajadores del Estado”. Este apartado se encarga de establecer los derechos de los trabajadores del Estado (que tienen un régimen legal diferente de los demás trabajadores) y el artículo 113 garantiza que los únicos criterios que deben tenerse en cuenta para optar a un cargo público son la capacidad, idoneidad y honradez. Dicho de otro modo, el artículo busca evitar que los cargos públicos se otorguen por nepotismo o por discriminación étnica, etc.

 

  1. El artículo 113 es un artículo que puede clasificarse como una norma programática. ¿Qué son las normas programáticas? Son normas que simplemente establecen un marco de referencia para que la legislación ordinaria desarrolle el contenido de los que la Constitución establece. Por ejemplo, el artículo 39 de la Constitución reconoce el derecho a la propiedad privada. Todos sabemos que el derecho a la propiedad implica el derecho a transferirla. Sin embargo, la donación y la compraventa se reconocen en el Código Civil, no en la Constitución. El artículo 113 es entonces la base para que, por ejemplo, la Ley del Servicio Civil desarrolle los criterios de selección del recurso humano del Estado basados en la capacidad, honradez e idoneidad.

 

  1. Pero, ese artículo no está de adorno, ¡hay que aplicarlo! ¿o no? El artículo no se puede aplicar directamente por ser un artículo programático. Es una norma en blanco cuyo contenido tiene que llenarlo una norma de rango inferior, como decía en el punto 2. La eficacia de las normas programáticas es informadora, es decir, guía de la legislación ordinaria que debe emitir el legislativo. La única excepción que permite aplicar una norma en blanco es en los casos en que el legislador omitió emitir una ley al respecto y su no aplicación viole manifiestamente la norma en cuestión. Este no es el caso.

 

  1. No pueden imponerse límites más allá de la nacionalidad ni la edad al derecho a elegir y ser electo. El artículo XX de la Declaración Americana de los Derechos del Hombre establece que:

“Toda persona, legalmente capacitada, tiene el derecho de tomar parte en el gobierno de su país, directamente o por medio de sus representantes, y de participar en las elecciones populares, que serán de voto secreto, genuinas, periódicas y libres”.

Si nuestras reglas del sistema democrático llevan a personas sin escrúpulos al poder, cuestionemos el diseño del sistema que tenemos. Quizá las reglas para elegir diputados generan esos resultados no deseados u otras variables de representación son las culpables de esta situación. Si el sistema hace que cada cuatro años estemos en vilo porque los políticos de turno llegarán para violar nuestros derechos individuales, pues planteemos reformas que limiten el ejercicio del poder público.

Pero evitemos caer en el error de pretender chapucear el sistema que tenemos con parches como este. Aunque los resultados sean atractivos, el medio empleado erosiona el sistema legal y sienta un precedente para que la ley se tergiverse al gusto de cualquiera. El problema no es Alfonso Portillo o Juan o Pedro. El problema es el sistema.

Un voto nulo también es un voto digno

voto_nulo-2

El tema del votar nulo es uno que siempre está en la línea de fuego,  muchos lo critican y pocos lo defendemos, es por ello que pretendo en este brevísimo artículo defender la legitimidad e importancia del voto nulo.  Votar nulo es una postura política  respetable y coherente a diferencia de “votar por el menos peor”.

Mentiras populares respecto del voto nulo

  1. Votar nulo es lo mismo que no votar.

Falso.   Votar nulo consiste en presentarse el día de las elecciones, hacer la cola, presentar tu DPI, tomar tus papeletas, marcarlas de tal modo que queden anuladas y marcar tu dedo índice.  Esto es diferente a quedarte en casa y no participar.  Una persona que voluntariamente vota nulo demuestra ser un ciudadano consciente y preocupado que simplemente no está conforme con la oferta política.

  1. Votar nulo es regalar tu voto.

Falso.  Votar nulo significa que la papeleta queda anulada y no puede ser utilizada.  De hecho votar nulo garantiza que nuestro voto no vaya a ser utilizado de manera fraudulenta, el no presentarse a votar abre la posibilidad de que nuestro voto sea marcado por alguien más en favor de alguna facción política.

  1. Votar nulo no sirve de nada

Falso.  Votar nulo es una señal de protesta legítima.  El voto nulo se computa y deja ver que hay ciudadanos responsables que fueron a votar y no están conformes con la oferta política, deslegitima a quien quiera que resultare electo y hace palpable que hay un grueso del electorado que quiere una oferta política ideológica diferente, le dice a los políticos que tienen que innovar.  Si algo no me gusta, no lo compro.

  1. Aumenta las posibilidades de los malos.

Siempre hay alguien que repite esta cantaleta, sino no votas por A va a queda B.  Yo voto por Fulano para que no gane Mengano.   La gente vota motivada por el miedo, corren en círculos, andan siempre alarmados y no se sientan a pensar ¿Qué diferencia hay entre A y B? ¿Por qué tengo que elegir entre dos cosas que no quiero?  Pregunto a los muchos incautos que en las elecciones pasadas votaron por Patriota por miedo a que ganara Líder. ¿Qué lograron? La respuesta es clara. No lograron nada.  Dejaron que el miedo les nublara la mente, estaban tan asustados que no se tomaron un tiempo para reflexionar.  Yo les pregunto ¿Qué quieren, un pellizco  o un jalón de pelo? ¿Qué elegirían? Cuantos elegirán el pellizco por miedo al jalón de pelo, si les da más miedo el jalón de pelo deberían elegir el pellizco.  Es que acaso no ven que elegir en esta situación es declararse derrotado, es no oponer resistencia, dejar que pisoteen nuestra dignidad y sucumbir ante el miedo.  No elegir también es una opción y dadas las opciones es la única forma de salvar la dignidad.

Aclarando el panorama

Las elecciones pasadas en Guatemala el balotaje fue de casi 4, 000,000.  En segunda vuelta quien supere el 50% del balotaje gana la elección, esto significa que la posibilidad  de que un voto en particular decida las elecciones es de 1/2,000,000 o del 0.0000005%.  A aquellos que votan con la esperanza de que ese voto decida quién será el nuevo presidente, les cuento que tienen el doble de posibilidades de pegarle al gordo comprando su billete de la loteria Santa Lucia.

Votar es un acto de responsabilidad individual, es un grito que manifiesta lo que quiero para mí, mi familia, amigos y comunidad.  Es un grito que celebra nuestra libertad de expresar nuestras preferencias, libertad que debemos defender siempre.  El miedo es mal consejero, desháganse de él, que no pisoteen nuestra dignidad.  En las próximas elecciones vayan a las urnas y voten, no se quede en casa.  ¿Por quién votar? No importa por quien voten, voten Patriota,  LIDER, UNE, CREO, no importa, siempre y cuando lo hagan por convicción y no por miedo.   ¿Que hago si creo que no hay candidato bueno? Vayan y voten nulo.

Ricardo Rivera

La CICIG destapo la olla de grillos ¿Y ahora qué?

 

El más reciente escándalo ha despertado todo tipo de sentimientos en los guatemaltecos, pero, después de la indignación, la frustración, la rabia y el odio, cabe preguntarnos: ¿y ahora qué?

Vemos los síntomas de una grave enfermedad que aqueja Guatemala pero no entendemos cuál es. Vemos la fiebre pero no entendemos qué la provoca. La corrupción y la inmoralidad de los funcionarios no es la enfermedad, sino los síntomas de varias enfermedades que padece Guatemala. Cuando se trata de puestos de poder debemos aceptar que bajo las condiciones adecuadas una persona es capaz de cualquier cosa. Bien dice el popular refrán: en arca abierta hasta el justo peca.

El problema principal en este caso es uno de poder y discrecionalidad. Siempre que se mezclan estos dos ingredientes resulta receta segura el desastre. Los aranceles y cargas tributarias a la importación llegan al ridículo. Son listados interminables de todos los tipos de productos con un arancel específico para cada producto en específico. Cada importador al momento de traer un producto tiene que lidiar con algún funcionario de la SAT. El funcionario es el encargado de ver qué arancel aplica a qué producto y es justamente allí donde está el problema: la regulación es tan enredada, son tantos los aranceles, es tanto el papeleo que el funcionario puede decidir discrecionalmente si libera la mercadería o no y en qué plazo. Esto le da la oportunidad al agente de la SAT de ofrecer “acelerar el trámite” a cambio de una mordida.    

Ya es sabido que hay quienes pagan una cuota fija para que sus contenedores pasen sin problemas. No siempre son narcotraficantes, muchas veces la gente,que se puede calificar de honesta, se ve en la necesidad de caer en la red de corrupción porque un funcionario de aduana tiene el poder de retener la mercadería de un negocio por varios meses sin razón o consecuencia alguna poniendo de rodillas a cualquier empresario que no quiera “colaborar”. Los honestos no tienen posibilidad de enfrentarse al poder discrecional del Estado. Negarse a participar mucha veces implica poner en riesgo su negocio y el sustento de su familia. Incluso, ser honesto en dichas circunstancias puede costar la vida.

¿Y qué hacer entonces? Pues, lo que tenemos que hacer es exigir un arancel único, un estándar sin privilegios ni favoritismos para ningún particular, organización o país. Si hubiera un arancel único – digamos del 5% – cualquier importador tendría certeza de cuánto tiene que pagar eliminando la discrecionalidad del funcionario de la SAT. Para esto sería necesario que algunos actores del sector privado renuncien a los privilegios y las ventajas que en algunos casos los aranceles les otorgan.

Leyes generales abstractas e impersonales: solo así podemos reformar el sistema. Olvidemonos de que si la CICIG sí o si la CICIG no, es puro show, puros cuentos. Hay que exigir al próximos gobierno de turno un arancel único para que todos podamos competir en situación de igualdad ante la ley. Mientras existan aranceles diferenciados, subsistirá la discrecionalidad y permanecerán los incentivos para que surjan nuevas mafias que seguirán parasitando de nuestros impuestos. 

La biblia obligatoria es cosa del demonio

Witch-Trials-halloween-7715071-270-400

Aunque claramente la constitución establece que la educación pública es laica, el diputado Marvin Osorio, del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), en un profundo rapto de fervor espiritual, propuso una ley para hacer obligatoria la lectura y estudio de la Biblia a nivel preprimario, primario, básico y diversificado en escuelas públicas y privadas. Debo decir que me opongo a la iniciativa no solo como estudioso del derecho, sino también como  cristiano católico que soy.

 

Hacer obligatoria la lectura de la Biblia en clase es anticristiano y me parece muy irónico que sean los líderes protestantes quienes estén abogando a favor de una formación religiosa obligatoria.  ¿Acaso no conocen la historia?

 

Recordemos lo que paso en aquella oscura época cuando la Iglesia Católica y el Estado eran uno. ¿Acaso no es esta una si no la principal razón por la cual Martín Lutero escribió sus 95 tesis?  Se olvidan estos líderes evangélicos de que el protestantismo se origina en protesta contra el estado teocrático católico y que una de las más grandes conquistas humanas y espirituales ha sido la separación del Estado y la Iglesia.  Tal vez pensarán que el problema fue que eran católicos y que los evangélicos protestantes jamás llevarían a cabo una Inquisición como lo hizo la Iglesia Católica.  Pero no olvidemos las cacerías de brujas en los Estados Unidos, que fue la versión protestante de la Inquisición en América.

 

Pero, si los ejemplos históricos no fueran suficientes, ¿acaso no basta con el ejemplo del líder de los cristianos, Jesús? Recuerdan cuando Jesús rechazo el uso de la fuerza y se reveló, no como un líder militar zelote que liberaría a los judíos del yugo romano, sino como un líder espiritual que solo prometía una liberación más allá de este mundo.  No olvidemos que Jesús, el hijo de Dios, era carpintero y no era político. Quienes seguían a Jesús, lo hacían voluntariamente y no por obligación, le llamaban maestro no señor diputado ni señor presidente.

 

¿Acaso no creen que si hubiera sido la voluntad de Dios, Jesús se hubiera venido al mundo como un faraón o un emperador con toda la autoridad de gobierno?  Al cesar lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios. Si la fuerza del Estado es la manera adecuada de hacer llegar la palabra de Dios, ¿por qué Jesús rechazó la oferta de Satanás cuando en el desierto lo llevó a una montaña muy alta y le ofreció  los reinos de este mundo a cambio de que los adorase?

 

En conclusión, nadie que sea un verdadero seguidor de Cristo puede apoyar esta iniciativa sin entrar en una terrible contradicción con lo que profesa aquel que dicen seguir.  Entiendan que esta no es una iniciativa noble y pura sino todo lo contrario: es una tentación de la oscuridad promovida por políticos que pretenden captar el favor electoral de los fieles incautos. No es la primera vez que esta facción política intenta seducir a los creyentes apelando a la fe para ganar favor político. Aún recuerdo cuando cierto diputado dijo que su líder político era perseguido como lo fue Jesús

 

Ricardo Rivera